Mi tuneadora

Tuneando el blog

Seguidores

Etiam placerat

Una cuestión de honor

Ya amanecía, el gallo cantaba su solo prolongado como todas las mañanas. La granja despertaba de su sueño, un sueño lleno de murmullos, de labores de campo y de secretos.
Don Tadeo con su humeante taza de café pensaba en el pasado, en su mujer y en su hija, ambas ya muertas. Pensaba en aquella niña, la niña de sus ojos, tan alegre, tan risueña y hermosa. Aquella niña que un día se hizo mujer y que a los dos años de la muerte de su madre le dejó solo, llenando de vergüenza su vida, humillándolo frente a todo el pueblo.
Hacia quince años que ella se había ido del pueblo, quince años que el viejo se llenó de rencor y de odio. Dejó la taza de café y vio como en su mano temblaba la desesperación por el nuevo acontecimiento que llegaba hoy para alterar la tranquilidad de su vida. Una llamada telefónica fue el aviso de la llegada de un nieto que él no sabia que existía, que él no sabia que tendría que cuidar. Él era el único pariente directo, o lo recibía o el niño iría a parar a una institución del gobierno. Se negó a la primera, pero llamadas sucesivas le obligaron a aceptar por lo menos verlo, firmar unos papeles y devolverlo por donde había venido.
Se enteró que un par de meses atrás su hija, su única hija, había muerto en un accidente. Muerta. Y sabiéndolo solo le dio cabida a su honor y orgullo mancillado y no al dolor de padre. Porque él, Don Tadeo era el granjero más honesto y orgulloso, el más recto. El luchador por la moral. Y ni la muerte de una hija le doblegaría. Ella murió desde aquel día que le dejo preso de la vergüenza; ese día murió para él.

El viejo granjero estrujaba sus recuerdos con su rencor, pensando con frustración y rabia:

- Ella lo enfrentó todo, el que dirán, mi autoridad, el recuerdo de su madre, todo lo enfrentó…Pasando por encima de la familia y de Dios.


Así pensaba el viejo con indignación por aquellos recuerdos brotados al amparo de una taza de café. Por el momento, por el acontecimiento que ese día se presentaba.

- Tengo que ser fuerte como nunca. Ahora viene ese niño sin padre, nacido del pecado a echarme en cara toda esa vergüenza.

El reloj daba la hora en punto y terminando su café, el viejo granjero se encaminó al pueblo. En el pueblo se sabía todo, pero todos callaban, nadie osaba contradecir al pilar fundamental del honor que era Don Tadeo. Recto como una estaca, rencoroso, duro como la tierra que labraba.
Por la estrecha calle que va a para a la Iglesia de Todos los Santos, se le vio pasar, hablando para si, rememorando aquellas cartas que de tanto en tanto recibía de su hija; cartas que nunca contestó. Cartas que tal vez explicaban como es que tenia un nieto, cartas que quemo sin abrir.
Un nieto, un niño de siete años que había nacido por inseminación artificial, como si fuera una de esa ovejas modernas. Algo que le costó digerir cuando se lo soltaron en aquella llamada telefónica que aún estaba maldiciendo. ¿Qué clase de amor lleva a eso? ¿Qué sentía mi hija, Dios?
Y le llegó el recuerdo del amor por su mujer, el que sintió con tanta fuerza. Del amor por las faenas que juntos realizaban en la granja cada mañana, de cuando llegó su retoño, cuando comenzó a caminar y de la primera vez que le dijo papá…
¿Sería algo así, alto tan hermoso como eso?

- ¿Hermoso? ¡Bah! Que saben estas gentes de lo que es hermoso. Cometió un pecado y ahora ese niño viene a restregármelo en la cara.

Llegó a la estación de gasolina donde paraba el autobús que viene de la ciudad diariamente y sentándose en el banco verde de la estación se puso a esperar. Su sombrero a un lado y en sus manos la intranquilidad. A lo lejos se divisaba un hombre cargado con un fardo, un grupo esperaba en una esquina el mismo autobús. El hombre del fardo venia directo hacia Don Tadeo. El hombre le sonrió con deferencia y le saludo:

- Buenas, Don Tadeo.
- Ya está, -se dijo así mismo el viejo- el tonto del pueblo viene a ver que coño hago yo aquí esperando.
- Aquí en lo mío, ni más ni menos –dijo Don Tadeo.
- ¿Qué tal, le llega el nieto, no? – fue la contesta del hombre.

Los ojos del viejo se agrandaron por la sorpresa y apenas pudo contenerse para no levantarse y darle dos bofetadas bien dadas por impertinente. Pero como coño se había enterado…

- Se puede saber como te atreves a decirme eso, pedazo de imbecil
- Sin ofensas Don Tadeo. No se ponga ansí, todo el pueblo lo sabe mi Don…¿sigue con su rencor? Eso es más tonto de lo que yo puedo ser. No se da de cuenta que ese niño será su salvación. Mi Diosito perdona ¿Por que usted no? Déle a ese niño el amor que no supo darle a su hija…
- Mira carajo, te me vas y me dejas solo. No eres nadie, nadie para decirme que hago con mi vida. Ella jamás me pidió perdón, jamás vino a verme. Se regodeo en su locura, nunca quiso arrepentirse. Ese pecado esta ahí y ella ha muerto. Punto en boca y se acabó.


El pobre hombre agarró su fardo y siguió su camino, era mejor dejar las cosas así y no levantar la animadversión del viejo sopenco y no molestarle más. Ya estaba el viejo bastante jodido con su propia alma y su intolerancia.
Que estúpida podía ser la gente y me llaman tonto a mi… Se decía entre dientes mientras se alejaba de la estación.

Don Tadeo con más rabia que nunca se indignaba cada vez más porque el pueblo ya sabia lo que sucedería.
El pueblo lo sabía, el pueblo recordaría que su hija se fue con otra mujer, que no fue con un hombre.
Su hija, su niña, era una de esas y tuvo un hijo de una manera rara y se había matado en un accidente con su pareja y ese niño le traía todo eso aquí, a sus propias narices, a su pueblo, a su granja, a su corazón…En su alma se clavaban como astillas, la vergüenza, el rencor, el odio, pero en el fondo, tal vez muy en el fondo, una lucecita de esperanza comenzaba a brillar para su muerte en vida. Brillaba con ganas de hacerse más y más grande.

- ¿Cómo será ese niño? Tal vez se parezca a ella o a mi.
- Y al pensar en esto se medio sonrió-
- Yo también amé – se dijo – Ella amó, no como yo lo entiendo, es verdad, pero amó.

Más, de nuevo la mascara de piedra apareció en su semblante.

- No señor, donde quedaría mi honor y mi orgullo si acepto a ese niño aquí…

El autobús, raro en él, llegó puntual. De su puerta bajaron viejas con paquetes, muchachos bulliciosos con mochilas y una monjita diminuta con cara de pocos amigos que se apeo con un niño rubio como de siete años de la mano. Al instante le reconoció, y como un brinco sintió en el corazón. Don Tadeo se levantó como un resorte del banco y se enfiló hasta llegar a ellos. La monjita le vio y se mal encaro aun más, ya sabía por donde venía el viejo desalmado ese.

Bajando la cabeza el viejo miró la cara del niño, el niño alzando la cabeza miró directo a los ojos del viejo…Una mirada dura el uno, una mirada profunda y llena de tristeza, pero también de esperanza el otro…

- ¿Abuelo?

Pestañeo el viejo, suspiró…Y aquel primer ¡papá! resonó en sus recuerdos. Aquel rostro de rubio cabello que fue su hija volvió a su corazón…El dolor que tragó día a día durante quince años por no tenerla, por no verla más, la rabia que fue rencor por perderla para siempre, llegó de golpe con ese… “ Abuelo”
Se quebró el aire con un suspiro, aquel pueblo se paralizó, los que estaban allí miraban la escena expectantes.

El niño soltó la mano de la monja y extendiendo el brazo toco la del viejo. Tembló un instante, se abrió la manaza del viejo granjero y se cerró sobre la del pequeño. Volvieron a mirase a los ojos francamente, y francamente, dos soledades en un instante se unieron para siempre…

Ya nunca más la letanía del honor y del orgullo se repetirá para el viejo, se había apagado como se apaga una llama sin oxigeno. Él, que había amargado su vida, ahora sentía que algo se abría; que algo le liberaba. Algo que nunca supo hacer, que nunca hizo y que ahora viendo esos ojos, sus propios ojos pudo hacer. Expulsó una lágrima , que corrió por las arrugas de aquel pobre viejo y levantando al chiquillo lo abrazo como nunca había abrazado en su vida. Y por fin se permitió lo que todo hombre se debe permitir. Pidió perdón al oído de su nieto, el nieto tocando con su mano el rostro de su abuelo le sonrió y entonces…el viejo sintió el perdón y a sí mismo se pudo perdonar…

Carlos Alfonso Rodriguez

Escrito en:
Caracas 14 de octubre de 1999

TARCO Y LIDMILA


Valentia se preparaba a despertar de su noche larga y fresca, el populacho cargaba los trastos y aparejos rumbo al Foro donde se celebraría el mercado. Era un día especial, la celebración de la entrada de la Primavera. Uno de los pocos ocios que aquellas gentes podían tener entre batallas, saqueos y los abusos de poder venidos de Roma.
Tarco preparaba sus afeites y Lidmila acariciaba sus arracadas y sus peines de oro que ese día luciría. Se esmeraba en su peinado, herencia de sus antepasadas iberas, su abuela lucia los mismos moños, su madre también. Es cierto que las leyes romanas habían prohibido manifestaciones de los pueblos conquistados en forma publica, pero en estos días especiales, raro era que alguien siguiera las reglas. Entre el pueblo, ese día, esa noche estos dos enamorados se fugarían para casarse al amparo de la luna de Valentia, donde hoy tal vez se les permitiría, por gracia de los dioses; que un patricio, Tarco, se casara con una plebeya…Lidmila. Todo presagiaba una tragedia, pero su amor era mas fuerte, y sabían que esta consagración de la primavera traería la consagración de su amor hasta hoy desgraciado y si las leyes romanas impedían esta unión, solo la muerte, el agua del rió poderoso que bañaba Valentia, acunaría sus cuerpos cuando las hogueras se extinguieran a la madrugada…
Una orgía de olores, flores, comidas especiadas, gentes de los campos; impregnaba la ciudad. Fiesta a los dioses, propicias cosechas que vendrían a nacer de la muerte del Invierno y la llegada de Cibeles… Todo era Primavera, a quemar aquello que pesaba en las conciencias, aquello que lastraba en los largos meses de frío y hambruna. A funcionar los molinos, a bullir los mercados de mil frutos y deliciosas viandas. Comenzar un año más y Valentia lo celebraba a lo grande. Los cónsules también se prestaban a ello, los patricios, todo aquel ciudadano nacido bajo la férula de Roma…
Hogueras que unificaban, al amparo de las llamas se quemaban las frustraciones.
Tarco y Lidmila salían rumbo al templo, Primavera recibiría hoy sus votos. Entre túnicas, oro y perlas, cornucopias en los regazos. Fino tul que desprendía de peines irisados una cascada de movimientos al son de los pies que cimbreaban los cuerpos hermoso de las vestales….Todo




era fiesta; el mercado era una noria de gente que compraba y vendía, comía y disfrutaba, músicos callejeros, hetairas venidas del puerto, visitantes de las comarcas cercanas…
Y a la noche, la gran explosión de luz entre las callejuelas romanas de la lejana Valentia hispana, en esa noche de hace dos milenios, se perdieron dos amantes.

Año tras año seria así…entre ojos y cabellos y formas de nariz, generación tras generación se transmitiría el deseo de festejar. Los hijos de aquellos ciudadanos romanos; sus nietos y los nietos de los nietos, muchas veces a escondidas, otras veces perseguidos celebrarían su fiesta. Una religión que suplantó a otra. Años de vacío en Valentia, pestes y guerras que diezmaron la población; pero aquel recuerdo de la pareja romana, con sangre ibera corría por la sangre de los barrios de la esplendorosa Taifa árabe…Desde Ruzafa, al barrio judío. Sin una razón al llegar la primavera se encendían hogueras y se quemaba el pasado…entre risas y juergas…Sin preguntárselo, porque si…
Otra religión ocupó el templo romano, otra religión la mezquita subyugó…Una cruz se empinó hacia el cielo. Con los oropeles del renacimiento, la Valencia de siglos y siglos, entre su muralla, a la vera de sus majestuosas puertas, celebraba la Fiesta. No mas frío, no mas pesadumbre, a iluminar en una noche con risas y encanto a la Lonja.

Por siempre esa sangre ibera, romana, árabe o judía, hierve con una dulzaina, se encandila con una tambor, se mueve al son de trajes de seda, pendientes y alpargatas, mantones y castañuelas, bajo el influjo de los innumerables barrios encendidos en la noche de San José, hierve Valencia en inmenso festín. Calles que son recorridos con pregones, carpinteros que forman montones de antorchas gigantes con lo sobrante de sus trabajos, gremios que se unen a ellos, habitantes por cientos que vacian sus casas de cacharos y penurias viejas. Se forman las hogueras. En cada esquina una.
Ahora cada pecado, cada dolor, cada frustración era quemado en la venida de este año que empezaba; celebrando ya no aquella primavera, sino a la nueva deidad…Flores a la Virgen, en el lugar donde una vez estuvo otra, donde brillo la media luna…Pero la fiesta había quedado como un gen más, se transmitió a estos hijos de aquellos que un día cantaron a la luna y al sol, vistiendo de rojo y amarillo, con sonido de pólvora y luces…Otras razones, otros motivos, pero la misma esencia.
Inmensos monumentos de cartón piedra, perfectas representaciones satíricas, hoy son esas hogueras. Las Fallas.


Bajo las luces de neón, en calles donde hoy los coches pasan, donde aviones surcan las fronteras de una Vanlentia mil veces agigantada, sin constreñimiento de muros, con recuerdos de piedra en su historia; donde sus hijos han crecido y han salido y han vuelto…Donde móviles y televisores, Internet y artilugios electrónicos pululan en cada hogar…Si aquí, en Valencia; a un lado específico de un oscuro rincón del museo arqueológico, una lápida desenterrada hace unas décadas, muestran en latín una leyenda de amor…una piedra votiva al honor de una pareja que vivió hace casi dos milenios…Que desoyendo las voces de las leyes, se unieron bajo el manto de la Primavera y consagraron su amor…Pareja que dio frutos, cuyas semillas tal vez aún recorran las noches de San José, al amparo de las Fallas y en un retruécano del tiempo; en remembranza, se ven cogidos de la mano a Tarco y Lidmila.-


Carlos Alfonso Rodríguez
Valencia, Jardín de Ayora; Enero de 2009

UN PEQUEÑO GRAN MUNDO...

video

ESTE ES MI PRIMER TRABAJO ENSAMBLANDO UNA CASA EN MINIATURA SIEMPRE ME HAN GUSTADO LOS OBJETOS PEQUEÑOS, AQUELLOS QUE FACILMENTE TE CABEN EN LA PALMA DE LA MANO, QUE REPRODUCEN CON FIDELIDAD OBJETOS REALES DE USO COTIDIANO...EL MUNDO D ELAS MINIATURAS ES FASCINANTE Y MUY ENTRETENIDO.

COMENCE ESTE PROYECTO EN OCTUBRE DEL 2008 Y APENAS HACE UNA SEMANA LE DI LOS TOQUES FINALES, JARDIN Y VIDRIERAS...

ES UNA CASA RUSTICA RODEADA DE UN PEQUEÑO JARDIN...COMODA Y CALIDAD...UNA CASITA QUE TAL VEZ SE ENCUENTRE ENALGUN RISCO VIENDO AL MAR, O EN UN VALLE CUBIERTO DE ALTAS MONTAÑAS...QUIEN SABE!!!

CON SOLO UN DESEO DE ENTRAR EN ESTE HOBBY;
SIN NINGUNA EXPERIENCIA PREVIA, ATAQUE ESTE RETO. VIENDO LOS TRABAJOS Y REALIZACIONES DE EXPERTOS Y VERDADEROS ARTISTA EN LA PAGINA WEB
TUS MINIATURAS
http://www.tusminiaturas.com/
CON SUS CONSEJOS Y AYUDA HE PASADO MOMENTOS MUY DIVERTIDOS Y RELAJANTES...


MUCHAS COSAS SON COMPRADAS OTRAS SON MUEBLES Y OBJETOS TUENADOS Y ALGUNOS (POCOS)
HAN SIDO INTENTOS HECHOS POR MI, COMO LOS ROLLOS DE PAPEL , LAS CAJAS, LOS MINI LIBROS, ESTANTERIAS, CHIMENAS...ESCOBAS,PLATOS, CUADROS...
UN MUNDO FASCINANTE...

COMO UN GULLIVER COMENCE ESTE VIAJE A MUNDOS DIMINUTOS...

UN VIAJE APENAS INICIADO Y QUE ESPERO ME DEPARE MILES DE MOMENTOS FASCINANTES...

MIL GRACIAS A TO@S!!!

AHORA


Ahora que se me ha dado una nueva oportunidad...
No más engaños, no más mentiras...ahora podré ver lo que me negaba a mirar...
Tranquilamente hacia ti...hacia tus ojos, hacia tu sonrisa infantil...hacia tu pasión...
Hasta el día que ya no puedas más, me entrego, me rindo a ti totalmente, enteramente a ti...
Y si la soledad vuelve algún día...
Si la soledad me engancha en sus excusas baratas...
Tendré la fuerza a mi lado...el haber comenzado a amarte...
Haber aprendido a amar otra vez...
Sin mentiras...sin miedos, sin vicios...
Por lo que me has enseñado
Por lo que has tocado dentro de mí...ese músculo muerto que ahora, una vez más,
ha vuelto a latir...

ASI ES...


Tienes la sensación de que la vida esta riéndose de ti, descojonandose impúdica viendo tu rostro que se arruga, se amarga...y la soledad pasa sus dedos largos y delicados por tu frente y recorre tus facciones, una mejilla, la línea del labio superior y se detiene erótica jugando con él...
No reaccionas, tras tuyo las sombras de los recuerdos gritan, quieren llamar tu atención y das un giro, no sabes como enfrentar sus horrores...y te sorprendes miles de colores bullen, ya no son gritos...
Y te ves saliendo de casa a esperar el bus del cole, con el uniforme oliendo a limpio, el cabello bien peinado y ese cálido aroma de los libros y cuadernos nuevos...un primer día de clases...adorabas sentarte en un pupitre y oír a la maestra en su charla diaria ...te ves en el recreo...y cambia el tiempo, un viento suave te lleva a la orilla de la playa, donde chicos y chicas corren y juegan, quemando hormonas..ilusionándose con un futuro que será aburrido y gris...estas en una casona colonial gastando bromas tontas y que creías ingeniosas en compañía de los rostros que sin saberlo te seguirán toda la vida...esos amigos que has logrado sin comunión especial, solo un saber que algo los une más allá de cualquier explicación lógica...
Tú que creías que todo se solucionaba haciendo lo correcto, con tu sonrisa honesta y los golpes los fuiste encajando uno a uno con entereza, y la esperanza esa que no se pierde, se fue de juerga con la ligereza y entonces lloraste, por fin...
Y te enamoraste en carne y alma, sintiendo el dolor y el placer de sentirte poseído y poseer...intercambiaste fluidos y sentimientos, para verlos desaparecer en el desagüe de las horas...un adiós en la mañana, un hasta luego y ya nunca más fuiste el mismo...querías una novela romántica como vida y se te regalo como una condescendencia para que comprendieses que esto y aquello son pasos del pasado sin color ni sentido...
Tenia que llegar la vida a empujarte y tú que querías deslizarte con gracia por ella atinabas únicamente a extender la mano para que no te arrastrara por los suelos...años van y años vienen, amaste de nuevo...te figurabas un ser extraño y en la madures has descubierto que eras más amado y deseado de lo que pensabas.
Eras admirado, estudiado, copiado y eras único, y te quejabas de que no era así...tú, ese príncipe que se creía un sapo...en espera del beso perfecto...
Y dejas huella y das amor y es cierto, que el que siembra, cosecha...y en las amarguras que te hacen comprender que son necesarias para poder apreciar el justo valor de la existencia, la cara de un ángel que te besa la mejilla y no se despide, solo deja de estar a tú lado sin una explicación, el rostro de aquel chiquillo, tu sangre que una madrugada se fugo entre hierros retorcidos en el asfalto de una carretera...
Y volviste a llorar, cada gota de sangre en tus venas, cada célula explotó en el dolor...y luchaste y te mantuviste despierto aun cuando todo te decía descansa, termina este viaje...menos mal que no prestaste atención, con un valor que no poseías saliste caminando. Que importa las puñaladas que te han dado, las heridas que siguen sangrando, caminas con la frente en alto...Y le gritas a la vida ¡ Aún estoy vivo, aún siento y la esperanza esa hija de puta, me la he cosido a las entrañas ¡
Porque si, porque nada es como parece, porque detrás de ti todo el amor ha estado sosteniéndote para que no cayeras... porque crees a pesar de tu pobreza de Fe, porque aún suspiras cada tarde y te emocionas como pendejo cada mañana...Porque sigues en el viaje y sin saber que esperas, que vendrá... ríes feliz cada momento. La vida reirá a veces sin ti y tú reirás de último a veces, pero sabes con certeza, que es mejor que os rías juntos.-

Una vez más FALLAS

Desde la ciudad del fuego, el ruido y la pólvora, además del gentío...les hago una pequeña crónica de las Fallas LAS MEJORES FIESTAS DEL MUNDO!!! según dicen...



Lo que pasa es que esta todo tan masificado que es difícil disfrutarlas con tranquilidad, más de dos millones de turistas, franceses, italianos, japoneses, americanos, ingleses...y todo a pie, no se puede circular por la ciudad en otra cosa que no sea tus zapatos mas cómodos...todo son "chiringuitos" de churros, buñuelos y chocolates, calles a las que es totalmente imposible acceder por la cantidad de gente que por ella circulan, pero...eso si!!! Todo es tan bello y alegre... lo impactante de la decoración de las calles, las luces, los monumentos falleros, el arte, la pólvora, los fuegos artificiales, los pasacalles, las ofrendas de flores y los trajes de falleras todo es tan hermoso, que ya los inconvenientes dejan de serlo y disfrutas tanto que lo demás se olvida
En la mascletá ( tracas, petardos, truenos, fuego y mucho ruido) en donde te emocionas con cada tronar y el olor a pólvora y terminas con la piel de gallina, los ojos aguados y gritando !VIVA VALENCIA! junto a italianos y japoneses y gente de otras partes de España, y se hace gracioso oír eso en otros idiomas, otros acentos...un japones emocionado o un gringo dando saltos lleno de emoción y es que estas fiestas son mucha FIESTA por algo están consideradas las mejores del mundo, si señor!...Es impresionante que de sol a sol las calles estén repletas de gente...que a cualquier hora del día haya gente viendo los monumentos hechos de madera, papel y anime...algunas de un valor de un millón de dolares, de treinta metros de alto...efímeras composiciones que se queman el 19 de marzo, completamente...al son del himno de Valencia, con fuegos artificiales espectaculares y si, eso es innegable con lágrimas en los ojos...Emoción, arte, espectacularidad, sentimientos, belleza y fuerza todo en unos pocos días que te dejan agotado. Por que para no mentir, ya no estoy para estos trotes y estoy realmente cansado...la edad no perdona jejeje!!!
Besos y abrazos